Ya sea para aprobar un examen de writing o para escribir informes en inglés, la expresión escrita es una habilidad muy necesaria en varios ámbitos. Es de las habilidades más difíciles de manejar, porque tienes que ser mucho más preciso con la gramática, además de tener en cuenta la ortografía. Por eso es muy importante prestar atención y practicar. ¿No sabes por dónde empezar? Te contamos cómo se consigue una redacción impecable.

Guía paso a paso: Aprende a escribir mejores mails en inglés

 

Lectura

Para escribir bien, hay que seguir ejemplos, y esto solo se puede hacer leyendo. Busca textos del tipo que necesites. ¿Vas a usar tu inglés escrito para hacer informes? Busca ejemplos de informes o textos del mismo sector sobre el que necesitas escribir. ¿Vas a escribir contenidos web en inglés? Lee blogs y páginas afines para documentarte.

 

Redacción

Lo siguiente, por supuesto, es ponerse a escribir. Necesitarás a alguien que te corrija y ejemplos en los que basarte al principio. Prueba a imitar estilos hasta que te hagas con el tuyo propio, pide correcciones a tu profesor, ve tomando nota de tus errores y atrévete con formas complejas. Ya verás cómo en seguida encuentras una forma de redactar con la que te sientes cómodo.

 

Consejos

Hay detalles que pueden mejorar muchísimo tu expresión escrita, y también errores que quitan mucha calidad a tus textos. Una vez hayas empezado a redactar por tu cuenta, puedes pulir aún más tus textos si sabes qué buscar:

  • Ten siempre en cuenta para qué estás escribiendo: ¿qué buscas conseguir con el texto? ¿Quién lo va a leer? Estas preguntas te ayudarán a definir detalles tan importantes como la longitud, el tono y el registro, así que piensa qué necesitas y cuál es la mejor forma de conseguirlo.
  • Atrévete con palabras más complejas: cuanto mejor manejo tengas sobre el idioma, más vocabulario tendrás, así que utilízalo si sabes. A menos que sea necesario, evita las repeticiones excesivas y busca la palabra más adecuada para crear un texto cómodo de leer y que cumpla su función.
  • No te excedas con el uso de sinónimos: todo tiene su límite, y si buscas sinónimos sin prestar atención al contexto, corres el riesgo de elegir palabras demasiado formales, o ambiguas, o inadecuadas por cualquier otro motivo. Elige las expresiones con cuidado.
  • Busca la cohesión y la coherencia: conoce los tiempos verbales, y estructuras gramaticales, así podrás elegir qué usar para transmitir exactamente lo que quieras. Cuanto más sepas, más precisión tendrán tus textos. Revisa lo que escribas para asegurarte de que es coherente, y que no saltas de presente a pasado ni de primera a tercera persona sin motivo. Conoce y usa conectores cuando el texto lo pida.
  • Simplifica cuando puedas: por lo general, queremos que los textos sean fáciles de leer y que nos transmitan la información de forma clara y concisa. Si quieres darle un giro publicitario, literario o formal a tu texto, adelante, pero recuerda que, si hay una forma más simple de decirlo, seguramente sea mejor.
  • Lee en voz alta: releer te puede ayudar a identificar errores, y si lo haces en voz alta, practicarás tu pronunciación.
  • Vuelve sobre textos anteriores: así verás lo que has mejorado y podrás corregir errores.

 

Posts relacionados:

 

Guía práctica: aprende a escribir mejores mails en inglés

Añadir nuevo comentario