Como ya habrás notado si has estudiado algo de inglés, la pronunciación no es precisamente fácil. El inglés, por su poca correspondencia entre ortografía y pronunciación, es un idioma difícil de hablar bien, sobre todo en niveles avanzados. Es muy común cometer errores de pronunciación, que a veces son inofensivos y otras... no tanto.

Te contamos los errores más graciosos y vergonzosos y por qué suceden, para que puedas evitar cometerlos. Son muy habituales, así que presta atención, practica y evítate momentos incómodos

 

A Coke, please!

La palabra «Coke» se pronuncia /'kəʊk/, con un diptongo. Si no conoces los símbolos fonéticos, puedes consultar un diccionario o cualquier recurso de pronunciación, pero te recomendamos que aprendas a leer los símbolos, te ahorrará mucho trabajo.

 
Guía descargable: Aprende a afrontar un proceso de selección en inglés

 

Esta frase tan común, la forma más habitual de pedir el conocido refresco azucarado, puede jugarnos una mala pasada. Porque si en vez de formar el diptongo formamos el sonido /ɒ/, la «o» corta, estaremos diciendo «cock» (/kɒk/), que es una forma coloquial de decir «pene». Asegúrate de que la «o» suene «ou» y ¡mucho cuidado con lo que pides para beber!

 

You need to focus!

Una frase tan utilizada como «tienes que concentrarte» puede llevarnos a decir algo un tanto peculiar. Esto se debe a que «focus», que se pronuncia /'fəʊkəs/, también lleva diptongo. Si nos despistamos y usamos el sonido /ʌ/, acabaremos diciendo «fuck us» (/'fʌkəs/), una frase que dejaría perplejo a nuestro interlocutor. De nuevo, procura que la «o» suene «ou».

 

Ask me

El verbo «ask» significa «preguntar». Resulta esencial mientras aprendes inglés y se usa mucho en clase, pero también da pesadillas a muchos estudiantes. La combinación /sk/ es especialmente difícil para hispanohablantes, y hay una fuerte tendencia a invertirla, formando /ks/. El problema es que, en este caso concreto, transformaríamos la palabra en «axe», que significa «hacha» o «dar un hachazo». Así que ¡mucho cuidado! No querrás acabar diciendo «You can axe me». Seguramente nadie nos daría un hachazo aunque se lo pidiéramos, pero nunca está de más prevenir. Para corregir la pronunciación, prueba a decir la palabra «asco», y después quítale la «o».

 

Want some peanuts?

Si algún día quieres ofrecer cacahuetes, «peanuts» en inglés, también hay que ir con cuidado. Entre hispanohablantes, hay mucha tendencia a descuidar las consonantes finales, y esto casi siempre da problemas. En este caso, una /t/ bien pronunciada es lo único que separa «peanuts» (/'piːnəts/) de «penis» (/'piːnəs/). Así que marca bien tus consonantes finales sino quieres arriesgarte a ofrecer lo que no es.

 

Can't you do it?

Seguro que ya te has cruzado con el negativo de «can», pero ¿le has prestado atención a la pronunciación? «Can't» se pronuncia /'kɑːnt/, con la vocal larga. Si la acortamos demasiado, podemos acabar diciendo «cunt» (/'kʌnt/), que es una palabra muy insultante.

¿Te hemos convencido ya de que merece la pena estudiar pronunciación? Si te has quedado con más ganas de errores graciosos, no te pierdas este clásico. Utiliza lo que has aprendido para identificar los problemas de pronunciación del personaje, y aprende mientras te echas unas risas. Enjoy!

 

Posts relacionados:

 

New Call-to-action

 

Añadir nuevo comentario