Uno de los consejos más comunes que se dan cuando alguien está aprendiendo inglés es consumir contenido en ese idioma. Ya hemos hablado antes de las mejores películas para aprender inglés, hoy vamos a hablar de otro género diferente: los documentales.

Mientras que las películas nos ayudan con la naturalidad de nuestros diálogos y expresiones cotidianas, los documentales pueden ayudarnos mucho a estructurar nuestras presentaciones sobre temas, a la vez que nos dan una gran profundidad de vocabulario técnico, explicando el significado y matices de cada palabra.

Antes de empezar, vamos a recordar algunos consejos prácticos:

·       En primer lugar, los subtítulos siempre en inglés. Es tentador ponerlos en castellano, pero entonces es demasiado fácil desconectar del audio y sólo leer. Además, así podrás aprender la forma de escribir las palabras nuevas que aprendas.

·       Si se te hace muy difícil, puedes empezar con documentales que ya hayas visto, o al menos con temas que conozcas bien.

·       Si por el contrario te quedas con ganas de ampliar y practicar más, puedes buscar foros de discusión sobre el tema que acabas de ver. De este modo, no sólo ampliarás información, sino que puedes animarte a escribir tú también, y practicar así tus capacidades de argumentación mediante el writing.

 
Ebook gratuito: Aprender inglés con series
 

Sin más preámbulos, algunas recomendaciones de documentales para aprender mientras mejoras tu inglés:

Sicko (2007)

Este documental sobre los entresijos del sistema de salud norteamericano y crítica a las grandes corporaciones y aseguradoras, dirigido por el famoso Michael Moore, no solo nos abrirá los ojos, sino que también nos dará vocabulario útil en el caso de que tuviéramos la mala suerte de enfermar en el extranjero.

 

 

Lost in La Mancha (2002)

Si siempre has querido ver cómo Terry Gilliam (miembro de los Monthy Python) reimaginaba la historia de Don Quijote, con Jean Rocheford de protagonista, contra los impresionantes paisajes de Navarra… lamento informarte de que la producción de esta película (que se iba a llamar «The man who killed Don Quijote») tuvo que cancelarse debido a errores de planificación y falta de presupuesto. Sin embargo, lo que empezó como un making of, se ha convertido en un documental entero narrando el proceso.

Una visión muy interesante dentro del mundo del cine.

 

 

Paris is Burning (1991)

Por último, una pequeña joya: En 78 minutos, este documental explora la cultura underground de los balls, celebraciones secretas en el Nueva York de los 80 donde las personas queer podían reunirse y expresarse libremente. Es especialmente interesante por la forma en que documenta los neologismos que surgen en ese contexto, cómo los define y relaciona con el inglés estándar. Hace un par de años, fue seleccionado por la biblioteca del Congreso de Estados Unidos para su preservación, debido a su «valor estético, histórico y cultural».

 

Posts relacionados:

 

New Call-to-action

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario