Ya sabes escribir ensayos según diferentes estructuras (un email, pros and cons…) y sobre distintos temas (vacaciones, rutinas, trabajo…), hablando de cada uno en el tono apropiado. Pero si sientes que estás repitiendo una estructura prefabricada y quieres ir más allá, sigue leyendo: te contamos cómo mejorar tus redacciones.

 

Tres palabras: edición, edición, edición

En primer lugar, y siguiendo el ejemplo de los escritores profesionales, la mitad del trabajo de escribir consiste en editar. Ninguna novela o ensayo es buena en su primera versión sin pulir, por eso hay que escribir varios manuscritos, editarlos y reescribirlos.

A una escala más manejable, esto significa hacer un borrador a lápiz antes de pasar a la versión final de tu writing, y dedicar un momento a evaluarlo, ver qué se puede cambiar de lugar, que todos los conectores sean coherentes entre sí, si alguna frase sobra o hay partes poco explicadas… y ya de paso, repasar la ortografía.

 
Descargable gratuito: Expresiones en inglés para llevarlo a otro nivel

 

Muchas cosas pueden decirse con menos palabras. Algunos autores incluso abogan por no usar intensificadores, ya que siempre hay una palabra que expresa ese grado (Por ejemplo, se podría cambiar «very strange» por «bizarre», que es más concreto y específico, a la vez que se evita la repetición continua de «very»).

 

Antes del gran estreno…

¡Ensaya! Otro de los trucos de los profesionales es: practicar la escritura con frecuencia. Si escribes al menos un par de cosas a la semana, y las evalúas con ojo crítico (o incluso, pides feedback a otras personas), la calidad de lo que escribas irá mejorando progresivamente.

 

Y ya que hablamos de feedback

Ofrécete a leer el trabajo de otros compañeros. No solo aprenderás a evitar sus fallos, sino que es probable que encuentres una herramienta útil para esa parte del penúltimo párrafo en el que siempre te atascas, o un conector espectacular, como «henceforth» («de ahí en adelante»), que ya nunca olvidarás. Y aunque no habléis de ello después, leer cómo otras personas han afrontado los mismos retos que tú, o los suyos propios, es una fuente de inspiración y recursos para tus propios writing.

 

Y no sólo compañeros

Lee en inglés, por aprender, pero también por placer. Lee los clásicos, a Shakespeare y a Arthur Conan Doyle, pero también a J. K. Rowling y el ultimo bestseller del verano. Lee con un papel al lado y apunta palabras nuevas. Juega a imitar el estilo de tu autor preferido, eso te hará ser más consciente de la estructura de las frases y de qué cosas «fluyen».

 

Sé consciente de tu tema

Por último, un consejo sencillo que mejora desde ensayos de examen hasta emails personales: ten un tema o tesis, y cíñete a él. Es recomendable incluso expresar la tesis por escrito en el primer párrafo, indicando así la dirección que va a tomar el writing, y mantenerla en mente durante todo el desarrollo, para que sirva de hilo conductor hasta la conclusión, donde se retoma y usa como cierre.

Esto hay que tenerlo en cuenta también durante el proceso de edición, ya que si hay partes del writing que no se relacionan con la tesis, ¿por qué están ahí?

 

Si tienes presentes estos consejos, la calidad de tus escritos mejorará a pasos agigantados.

 

Posts relacionados:

 

New Call-to-action

 

Añadir nuevo comentario