El inglés se ha consolidado como lingua franca del mundo de los negocios en todo el mundo. Varios factores han contribuido a ello, ¿quieres conocerlos?

Guía paso a paso: Aprende a escribir mejores mails en inglés

 

Si pensamos en las lenguas más habladas el mundo podemos hacerlo de dos maneras. Por un lado, podemos pensar en cuáles son las lenguas más habladas como lengua materna. En este caso, los idiomas más hablados en el mundo serían el chino (con más de 1.000 millones de hablantes nativos), seguido del español (420 millones) y el inglés (375 millones)

Si ya te estás planteando dejar de estudiar inglés y cambiarte a chino quizás debas seguir leyendo. A pesar de ocupar un nada desdeñable tercer puesto en este ranking, la importancia del inglés para los negocios no reside en el número de hablantes nativos que tiene. Aunque es difícil de medir, se estima que unos 400 millones de personas usan el inglés como segunda lengua o lengua extranjera.

La importancia del inglés no reside en el número de personas que lo hablan de manera habitual, sino en su función como vehículo de comunicación entre personas de lengua materna distinta.

Como lengua de negocios, el inglés ha desplazado a otras lenguas que funcionaban como lingua franca en algunas zonas (como el francés en Europa o el español en Filipinas) y se ha convertido en la gran lingua franca global. Pero si os preguntáis por qué en inglés y no otra lengua, aquí tenéis unas cuantas razones:

  • El inglés comenzó su expansión con la colonización. El imperio británico tenía presencia en todos los continentes del mundo y, a pesar de disolverse, muchos países conservaron el idioma como lengua oficial, ya que su población incluía a varios pueblos autóctonos que no hablaban el mismo idioma.

  • A nivel diplomático, tras la Primera Guerra Mundial y debido al importante papel ejercido por el Reino Unido y Estados Unidos, el Tratado de Versalles fué redactado tanto en francés como en inglés. Esta tendencia se consolidó en la Segunda Guerra Mundial y la posterior creación de las Naciones Unidas, en las que ambos países volvieron a tener un papel decisivo.

  • La gran aceptación del inglés como lengua vehicular no se debe sólo a cuestiones históricas. ¡Debemos tener en cuenta de que se trata de una de las lenguas más fáciles de aprender! Su alfabeto es latino y un  de los más cortos y sintéticos, no tiene tildes y consta sólo de 26 letras. Además también la gramática es sencilla: los verbos son fáciles de conjugar y no existe distinción entre femenino y masculino.

  • En cuanto al léxico, el inglés se puede considerar una lengua tan germánica como latina; se dice que hasta el 65% de las palabras del inglés son de origen latino, lo que habría ayudado a su aceptación entre los hablantes de lenguas latinas.

Antes del inglés ha habido otras linguas francas: el latín, el francés, incluso el esperanto, que fue un intento de lengua de laboratorio que incluiría aspectos familiares a los hablantes de diversas lenguas, pensada para facilitar su implantación. Pero donde el esperanto fracasó, triunfó el inglés. no parece probable que esta tendencia vaya a cambiar en el corto plazo, así que si queréis mejorar vuestras posibilidades de encontrar un buen empleo, en What’s Up os ayudamos aprender inglés.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

 

Añadir nuevo comentario