Comprender textos escritos es una de las habilidades más importantes a la hora de aprender un idioma. Además, es de las más fáciles de practicar porque puedes hacerlo en cualquier parte, a tu ritmo y con ayuda de un diccionario.

Pero a veces puede pasar que elijas un texto demasiado denso, te atasques y veas demasiado difícil avanzar. No te preocupes, te contamos cómo puedes pulir tus habilidades de lectura incluso desde los niveles más básicos.

 

Elige bien el texto

No porque un texto sea más corto tiene por qué ser más fácil. Hay muchos otros detalles a tener en cuenta, como la complejidad del vocabulario y la gramática. Te recomendamos que elijas textos de ficción, ya que suelen ser los más sencillos. Para elegir un texto que se adecúe a tu nivel, presta atención a:

 
 
Descargable gratuito: Recursos para hacer crecer tu inglés este 2017
 
  • El público objetivo: los libros para niños y adolescentes tienden a un lenguaje más simple y accesible, que es ideal para aprender.
  • El género: la ciencia ficción y la fantasía van a tender a un vocabulario más complejo, mientras que la literatura cómica, romántica o de aventuras utiliza palabras más cotidianas.
  • El formato: las novelas cortas suelen condensar más información en menos páginas, mientras que los tomos extensos y las sagas tienden a una menor complejidad, aunque esto puede variar muchísimo de un libro a otro.

 

Leer para aprender

Para sacar el máximo provecho a tu lectura, tendrás que enfrentarte al texto con una actitud diferente a cuando lees por entretenimiento. Para empezar, ten un diccionario a mano (puedes acceder a uno online desde el móvil en cualquier momento), y una libreta o algo con lo que apuntar siempre que puedas. Y ahora, la parte importante, mejorar tus habilidades de lectura:

  • Empieza por hacer una lectura rápida del texto que vayas a leer. Si ves que no entiendes absolutamente nada, quizás sea el momento de elegir otro texto. Si eres capaz de hacerte una idea general de lo que te están contando aunque haya palabras que desconozcas, has encontrado el nivel perfecto.
  • Mientras lees, marca las palabras que no conozcas o apúntalas. No las mires una a una aún y trata de hacerte con la esencia de lo que está contando el texto.
  • Ahora es el momento de volver sobre el vocabulario. Busca y apunta todas las palabras nuevas.
  • Vuelve a leer el mismo texto, esta vez despacio y comprendiendo. Si aún hay frases que no entiendes o sobre las que tienes dudas, apúntatelas para consultarlas más adelante.
  • Como siempre decimos, la clave es practice, practice, practice. Cuantas más horas le dediques, más notarás el progreso.

Aunque al principio resulte un poco lento leer así, verás como en seguida te acostumbras y lo coges con ganas

 

Integrar lo aprendido

No te olvides de lo que lees según cierras el libro. Recuerda apuntarte palabras y frases interesantes para usar en tus writing. Puedes hasta ponerte retos:

  • Utilizar una de las palabras que aprendas en tu sesión de lectura al menos una vez en tu próxima comunicación escrita (o en conversación) en inglés.
  • Escribir un texto breve (o un mensaje para alguien conocido) utilizando al menos una de las palabras nuevas.
  • Encontrar una canción que contenga una de las palabras que has aprendido y aprender a cantar al menos el trozo que la contiene.

 

¿Se te ocurre algún otro reto que añadir a esta lista?

 

Posts relacionados:

 

New Call-to-action

 

Añadir nuevo comentario