Nunca es mal momento para practicar un poco de inglés, y si quieres hacer esta práctica parte de tu día a día, necesitarás ejercicios sencillos que puedas hacer sobre la marcha. En este artículo te proponemos una esta actividad simple y rápida que podrás hacer sin moverte de casa.


Describe tu habitación

¿Hay algo que veas con más frecuencia que tu habitación? Aprovecha la rutina para aprender vocabulario y practicar.

Lo primero es repasar el vocabulario. ¿Sabes cómo se llaman todas las cosas que hay en tu habitación? Habrá palabras sencillas como «desk» y «bed» que no te supongan un reto, pero también están «bedside cabinet» y «chest of drawers», que a lo mejor sí que necesitas buscar. Haz un repaso detallado de todo lo que veas en tu habitación y apúntate todas las palabras nuevas. Guárdate la lista de vocabulario para irla revisando y ampliando.

Descargable gratuito: Expresiones en inglés para llevarlo a otro nivel
 

Después, añade los adjetivos. ¿Tienes un armario especialmente grande? ¿Una mesa limpia y ordenada? ¿Una silla especialmente incómoda? Descríbelas en detalle. Cuantos más variados sean tus adjetivos, mejor. Apúntatelos también, te serán más fáciles de recordar.

Por último, forma frases. Utilizando «there is/are» y otras expresiones de descripción, explica cómo es tu habitación por dentro de la forma más interesante que puedas. Puedes hacer una breve descripción para tus adentros cada vez que entres, o mientras recoges, por ejemplo. Cuanto más la repitas, mejor te la aprenderás. Y si en algún momento se te olvida algo, saca tu lista y repasa.

 

Escríbelo

Necesitarás más tiempo para hacer este ejercicio, pero lo agradecerás. Redacta tu descripción con atención, como si fuesen deberes para clase. De hecho, si has empezado a estudiar inglés desde cero, seguramente hayas hecho esto en algún momento. Revísalo y mejora lo que puedas, y después busca a alguien que te lo pueda corregir. Si lo escribes, te será más fácil recordarlo y además ejercitarás tus conocimientos de ortografía.

Escribir tu descripción es muy sencillo. Empieza por lo más general:

  • My bedroom is not very big. It has a low ceiling, blue walls and a small window at the back. — Mi habitación no es muy grande. Tiene el techo bajo, paredes azules y una ventana pequeña al fondo.

Sigue con los elementos más importantes:

  • I have a wardrobe next to the window. There is also a double bed, a very old desk, and a light blue bedside table. — Tengo un armario al lado de la ventana. También hay una cama doble, un escritorio muy viejo y una mesilla de noche de color azul claro.

Y, por último, añade los detalles:

  • My desk is always neat and tidy. I have a printer next to my desk lamp, but I keep everything else in the drawers. — Siempre tengo el escritorio limpio y ordenado. Tengo una impresora al lado del flexo, pero guardo todo lo demás en los cajones.

Puedes utilizar estas ideas como base y modificarlas o ampliarlas como quieras hasta que tengas una descripción completa. Ya verás la cantidad de vocabulario que aprendes si le dedicas unos minutos al día.

 

Posts relacionados:

 

New Call-to-action

 

Añadir nuevo comentario