Poder escuchar música en inglés es una motivación excelente para aprender el idioma. ¿No te encantaría saber de qué habla esa canción que tanto te gusta sin tener que fiarte de las traducciones dudosas que circulan por la web?

Descargable gratuito: Recursos para hacer crecer tu inglés este 2017

 

¿Por qué son tan útiles las canciones?

No es solo la motivación, muchísima gente ha aprendido todo el inglés que sabe a través de la música y el cine. Las canciones, por tener frases repetidas, rimas y melodía, son muchísimo más fáciles de memorizar que prácticamente cualquier otra cosa. ¿Sientes que te has atascado? ¿Se te hace demasiado difícil empezar a hablar? Prueba a memorizar una canción o dos, las que más te gusten, y a cantarlas. Ya verás como en seguida te empiezas a soltar y a ganar confianza.

 

¿Cómo se hace esto?

Si se te hace difícil memorizar una canción entera, puedes empezar con ejercicios de rellenar espacios en blanco con la letra de una canción. Quizás hayas hecho esto en tu clase de inglés alguna vez, pero si no, ¡también puedes hacerlo en casa! Si buscas por internet, hay muchísimas páginas que ofrecen ejercicios de este tipo: los hay más fáciles, con posibilidad de completar espacios usando pistas, y más complicados, con límite de tiempo.

Intenta encontrar tiempo para hacer esto de vez en cuando, es un gran ejercicio y además es muy disfrutable. ¡Casi no notarás que estás estudiando! Además, no solo entrenas el oído, asocias sonidos a ortografía y aprendes vocabulario, sino que también aprenderás frases y expresiones distintas a las que escucharías normalmente en una clase de inglés.

 

¿Dónde busco más material?

¿No te gusta lo que ves por internet? ¿Has hecho ya todas las canciones que has podido encontrar? ¿Te apetece probar algo nuevo? Te proponemos este reto: ¡prueba a diseñar ejercicios! Solo necesitas una persona con la que intercambiar canciones, si puede ser de un nivel parecido al tuyo, mejor.

Primero, elegid una canción cada uno. Procurad que sea una que entendáis al menos en parte. Después, buscad la letra, copiadla en un documento de texto y quitadle treinta palabras (o las que elijáis, pero que sea la misma cantidad en ambas canciones), dejando espacios en blanco. Cuanto más largas las palabras que eliminéis, mejor. Tienen que ser frases o palabras con contenido, no vale quitar preposiciones o artículos sueltos, lo hace más difícil y no es especialmente útil. Una vez hayáis terminado, intercambiad y ¡a rellenar! Después podéis comparar resultados. Si hacéis esto de vez en cuando podréis ir midiendo vuestro progreso y comprobar que cada vez entendéis más.

También puedes encontrar ejercicios para hacer individualmente si lo prefieres.

Aquí tienes unos cuantos ejemplos de canciones que puedes usar:

  • The Corrs - Would You Be Happier

  • Aretha Franklin - I Say a Little Prayer

  • Bill Medley/Jennifer Warnes - The Time of My Life

  • Marvin Gaye/Tammi Terrel – Ain’t No Mountain High Enough

  • Mariah Carey - All I Want for Christmas Is You

  • Idina Medzel – Let it Go

  • Ariana Grande/John Legend – Beauty and the Beast

  • The Proclaimers - I’m Gonna Be

  • Adele - Set Fire to the Rain

 

Post relacionados:

New Call-to-action

 

Añadir nuevo comentario