No se trata de que vayas persiguiendo a los turistas que invaden tu ciudad por la calle, ni de que te sientes en la misma mesa que unos perfectos desconocidos a invadir su espacio, pero sí de que uses cualquier oportunidad que se te presente para aprender el idioma que estudias. Estamos convencidos de que escuchar conversaciones en inglés te va a servir de muchísimo y de que notarás un progreso en tu aprendizaje. ¿Te atreves a dar el paso?.

Guía descargable: Recursos para hacer crecer tu inglés en 2017

 

Creemos firmemente en la oralidad, en que la lengua real va más allá de hacer ejercicios repetitivos o de escuchar el clásico listening en la academia. La lengua de verdad, la que se emplea en la calle sin la ceremonia de un aula y sus dinámicas más o menos encorsetadas, la vas a encontrar fuera de clase y para ello hay que destacar la eficacia de las situaciones cotidianas para fijar las estructuras gramaticales que ya conoces o que estás aprendiendo durante tu curso de inglés.
 
Destacamos algunos consejos para sacar el máximo de provecho a escuchar conversaciones para aprender inglés. Empecemos por el tipo de situación que hay que identificar. 

Tipos de conversaciones para aprender inglés

  • Espontáneas: es decir, a las que estemos expuestos sin preparar nada. A pesar de que más arriba hacíamos mofa de esto, pueden ser conversaciones que se desarrollen ante ti por parte de desconocidos. Afina tu oído y ¡no pierdas detalle!
  • Tus amigos extranjeros: ha llegado el momento de que tu círculo te eche un cable. Pide a tus amigos anglófonos que hablen en su propio idioma. De este modo aprenderás con ellos de una manera divertida.
  • Participa en intercambios de idiomas: asiste a reuniones y quedadas para practicar inglés y mantente atento a todo lo que sucede a tu alrededor.
  • Puedes recurrir también a la escucha de audiolibros. Consulta este artículo para saber más sobre el tema.

 

¿En qué debes fijarte?

Sea cual sea tu nivel, de una manera generalista te recomendamos:

  • Identificar el tema del que se habla.
  • Darte cuenta de las estructuras más comunes y las repeticiones y “muletillas”.
  • Reconocer las palabras y expresiones que ya sabes y cómo se usan.
  • Hacer un ejercicio de reflexión de lo que no has entendido: apunta palabras, expresiones, estructuras... y preguntar a tu profesor o investigar por tu cuenta. 

Esta práctica te puede ayudar a combatir el estancamiento que a veces se produce al estudiar un idioma si es que no hay un equilibrio en tu aprendizaje. Al adquirir una lengua aprendemos a escribir, leer, hablar y escuchar. Estarás de acuerdo con nosotros en que ninguna de estas piezas debe quedar descompensada. La gramática y el estudio del inglés desde una perspectiva más formal y “de manual”,  deben ir acompañados de momentos más frescos e informales.
 
Y ahora es tu turno, a parte de la escucha, que es al fin y al cabo una actividad pasiva, debes crear producir y practicar el idioma para hacerlo tuyo y usarlo de manera natural. Ya que, en definitiva el objetivo principal de estudiar un idioma es poder comunicarte a través de él y entender a otras personas.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

 

Añadir nuevo comentario