Al igual que ocurre en español, el inglés legal está lleno de vocabulario y estructuras complejas. Aprender a dominarlo es un camino bastante largo, pero hay algunos "trucos" que te pueden ayudar a entenderlo un poquito mejor. Hoy te contamos 7 de ellos.

Guía descargable: Cómo usar el inglés para trabajar a nivel global

 

7 trucos de inglés legal que necesitas saber

  1. Las palabras no siempre significan lo que parece. En el inglés legal se emplean palabras de uso común con un significado distinto al habitual, por lo que hay que prestar mucha atención. Por ejemplo, hand en un contexto legal es "firma".
  2. Usa muchas expresiones arcaicas. A diferencia de otros lenguajes técnicos, el inglés legal es conservador; en lugar de incorporar constantemente palabras nuevas, mantiene expresiones que ya no se usan en el lenguaje habitual. Ejemplo: Know all men by these presents... 
  3. Emplea pasivas a menudo. Sí, aún más a menudo que el inglés "estándar". Además, el lenguaje suele ser extremadamente formal.
  4. Está lleno de falsos amigos. Como ya sabes, en inglés hay palabras que se parecen a otros vocablos españoles, pero tienen un significado totalmente distinto; se trata de los famosos falsos amigos. Y por supuesto, el inglés legal también tiene los suyos. Por ejemplo, un act of God no es un "acto de Dios", sino un caso fortuito.
  5. Usa y abusa de las redundancias. En inglés legal hay muchas expresiones que consisten en repetir dos o tres términos con significados muy parecidos. Ejemplos: able and willing, indemnify and hold harmless, hold, posses and enjoy...
  6. Tiene algunos conectores característicos. Para entender de verdad el inglés legal, tienes que fijarte en los conectores, que muchas veces son diferentes a los del lenguaje común. Por ejemplo, notwithstanding, subject to y provided that.
  7. Usa latinismos y galicismos. Muchas palabras del inglés legal proceden del latín o del francés. Aún es más: los "latinajos" del inglés legal no siempre son los mismos que se usan en el Derecho español. Por ejemplo, prima facie (a primera vista) o mens rea (conciencia culpable).

 

Para estudiar inglés legal en serio: el ILEC

Si quieres desarrollar tu carrera internacional en el mundo del Derecho, los trucos rápidos no serán suficientes. Para garantizar a tus empleadores que realmente dominas el inglés legal, una de las mejores opciones es conseguir el International Legal English Certificate de Cambridge o ILEC.

Al igual que otros títulos de Cambridge, el ILEC acredita oficialmente tu solvencia con este idioma. Mientras que otros certificados como el First o el Advanced miden tu nivel de inglés general, el ILEC se centra específicamente en tu competencia en el inglés legal. Eso sí, para pasarlo también necesitarás un buen dominio del inglés común. En general, se considera que este examen equivale a un B2 o C1 en el Marco Común Europeo.

El examen del ILEC consta de cuatro partes, cada una de las cuales supone un 25 % de la nota. Todas las preguntas del examen se basan en temas y tareas del trabajo cotidiano de los profesionales del Derecho. Las partes del examen son las siguientes:

  • Comprensión lectora: 1 hora y 15 minutos de duración.
  • Expresión escrita: ídem.
  • Comprensión auditiva: 40 minutos de duración.
  • Expresión oral: 16 minutos de duración.

 

Fuente: traduccionjuridica.es

 

Post relacionados:

 

Guía práctica: aprende a escribir mejores mails en inglés

 

Social Media: 

Añadir nuevo comentario